domingo, 17 de marzo de 2013

Poema express de un desconocido en un bar. Era tarde. Muy tarde. No seremos juzgados (prefiero creer en la gentileza de un extraño)

desde aquí donde se besan
los últimos tragos
desde aquí donde tu luz se extingue
lentamente
en el transcurso de este amanecer
al abrir los ojos
en el nuevo día
y que volvamos a estar distantes
por horas
que se hagan días.
solo en ese instante - mágico y eterno -
donde se encuentran nuestros ojos
volveremos la cuenta en cero.